Paraná
lunes, 20 de noviembre de 2017
Hora: :

  Hoy: 15480
[ online: 994 lectores ]


SALUD
YA HAY DAÑO NI BIEN SE EMPIEZA A FUMAR
El precio de los cigarrillos parece reducir su consumo

Fecha: 20/11/2017  Hora: 08:37  

- Cada año en Argentina, mueren más 40 000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco; Esto representa el 16 % del total de las muertes de personas mayores de 35 años


El 40% de los fumadores cambió sus hábitos de consumo de tabaco a causa del aumento de los impuestos a los cigarrillos. Un estudio, realizado luego de una suba aplicada en mayo de 2016, por la Federación Interamericana del Corazón (FIC), indicó además que en el 80% de los casos este cambio de conducta implicó una reducción en la cantidad de cigarrillos diarios fumados.
“Los comportamientos identificados en la encuesta confirman la efectividad de esta política para proteger la salud de la población”, confirmó Marita Pizarro, codirectora ejecutiva de FIC Argentina.

El estudio fue realizado en diciembre de 2016, siete meses después de la sanción del Decreto 626/2016 que aumentó los impuestos internos al tabaco, que pasaron a representar el 75% del precio final, quince puntos porcentuales más que antes.
Tras la adopción de esta medida fiscal considerada la más eficaz en términos de costo-beneficio para combatir el tabaquismo, el 32% de los fumadores consultados pensó en dejar de fumar, el 25,8% intentó hacerlo y el 8,2% abandonó el consumo de tabaco.

Del estudio se desprende que uno de cada 10 fumadores cambió de alguna manera su comportamiento en relación al tabaco, pero esto no sólo se tradujo en una reducción del número de cigarrillos consumidos diarios (81,7%).
En este sentido, el 51% optó por comprar paquetes más chicos; el 26,7% se cambió a una marca más barata; el 19,5% comenzó a comprar unidades sueltas; el 8,7% se pasó a la versión electrónica y el 6,2% empezó a armar sus propios cigarros.

El 55% de los encuestados (fumadores y ex fumadores) aseguró que apoya el aumento impositivo, un porcentaje que en el caso de quienes siguen fumando se mantiene de todos modos en el 54%.

Otro estudio de FIC muestra que en los primeros meses de 2016 un empleado del sector privado formal, con un sueldo promedio, podía comprar más de 700 atados de 20 cigarrillos al mes, cantidad luego del decreto de aumento impositivo que bajó a 497 mientras que en abril pasado ya podía adquirir 566 paquetes.

“En términos interanuales ha crecido un 14% la asequibilidad medida en cantidad de paquetes por persona. Por eso, es necesario que se avance con una medida que contemple aumentos periódicos por encima del nivel de ingresos y de la inflación, para reducir el poder de compra de modo progresivo”, señaló Pizarro.

Para Pizarro, tanto la migración a productos más baratos como la progresiva pérdida de peso del impuesto en el valor total de la etiqueta, “suma evidencia sobre la necesidad de una ley nacional de Impuestos al Tabaco que realmente impacte en el consumo y sea sustentable en el tiempo”.
“Lo que pedimos es que contemple un impuesto específico que grave por igual a todos los productos de tabaco para reducir la brecha de precio entre ellos y la consecuente migración, y que tenga un incremento periódico por el nivel del ingreso e inflación para que no aumente la asequibilidad”, puntualizó.

El “Estudio de impacto del aumento de precios de los cigarrillos en el consumo de tabaco” se hizo en base a 1400 encuestas telefónicas a personas fumadoras (52%) o ex fumadoras (48%) de entre 18 y 74 años de seis conglomerados urbanos (CABA, Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza y Tucumán).

En Argentina, el consumo de tabaco causa 44.854 muertes por año y es la primera causa de muerte prematura y evitable, que se lleva además el 12% del presupuesto total destinado a la salud pública.

El tabaco y la salud. El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo. Cada año mueren más de 5 millones de personas en el mundo a causa del tabaquismo y si no se toman medidas adecuadas en el año 2030 serían 10 millones de muertes; 7 millones de ellas en países pobres. Se estima que la mitad de los fumadores muere de una enfermedad relacionada al consumo de tabaco y que viven en promedio 10-15 años menos que los no fumadores.

Los primeros informes que mostraban que el consumo de tabaco es causa de enfermedad aparecieron a principios del siglo XX. Hasta la fecha, se han publicado miles de artículos y revisiones sobre el tema que muestran que el tabaquismo se asocia con alteraciones en todos los órganos y sistemas.

Las causas de muerte más importantes relacionadas con el consumo de tabaco son: enfermedades del corazón, cáncer y enfermedades respiratorias. La mayoría de los efectos adversos del tabaquismo son dosis dependientes, pero también es cierto que no hay un nivel de consumo “seguro para la salud”. El Informe del Cirujano General de los Estados Unidos de 2004 describe con detalle las consecuencias del consumo de tabaco en la salud. El informe del 2010 describe los mecanismos biológicos por los cuales se produce el daño.

De este último reporte surgen dos conceptos fundamentales. Por un lado, que el consumo de tabaco comienza a dañar el organismo ni bien se comienza a fumar y, por el otro, que el consumo de unos pocos cigarrillos por día igualmente es dañino para la salud.

El tabaco es una adicción. En 1988, el Ministerio de Salud de Estados Unidos clasificó a la nicotina como una sustancia adictiva. El cigarrillo y otros derivados del tabaco generan dependencia con un mecanismo similar al de la adicción a drogas como la cocaína y la heroína. Los cigarrillos son sumamente eficientes para suministrar nicotina. Cada vez que inhala, el fumador promedio consume entre 1 y 2 mg de nicotina por cigarrillo. La nicotina llega al cerebro en unos 10 segundos lo que contribuye a su gran poder de adicción.

La definición de adicción implica entre otros: existencia de tolerancia (se debe ir aumentando la dosis para tener el mismo efecto); síndrome de abstinencia ante su ausencia y el consumo compulsivo de una droga, a pesar de conocer las consecuencias negativas que tiene en la salud.

El síndrome de abstinencia característico de la falta de nicotina incluye irritabilidad, somnolencia, fatiga, dificultad para concentrarse, trastornos del sueño, aumento de peso, urgencia de fumar. La mayoría de estos síntomas alcanzan su máxima intensidad entre 24 a 48 horas luego del último cigarrillo y van disminuyendo lentamente en un período de 2 a 4 semanas.

Según se ha corroborado, el consumo de tabaco genera tres formas de dependencia: a) física, provocada directamente por la nicotina, responsable del síndrome de abstinencia; psicológica, dado que el hábito de fumar se ha convertido en una compañía en diferentes situaciones, y parece imposible cambiar esta relación; y, c) social, en virtud de que fumar sigue siendo un acto social, se hace en grupos, en reuniones con amigos, y entre los adolescentes tiene muchas veces un significado de rebeldía y de madurez. Estos aspectos son necesarios cuando se resuelve abandonar el cigarrillo porque suelen ser factores que conspiran contra toda determinación de dejar de fumar.

Mejor no empezar nunca
Un estudio publicado en 2006 en los Estados Unidos pone en duda que un fumador tenga que fumar durante un largo período de tiempo para volverse adicto a la nicotina. Entre enero del 2002 y enero del 2006, los investigadores interrogaron once veces a 1.246 chicos de sexto grado de escuelas urbanas y suburbanas. También les midieron los niveles de nicotina en sangre para relacionarlos con las conductas adictivas.

Como se necesita inhalar para que la droga cause dependencia, los investigadores limitaron su análisis a los 217 chicos del grupo que había inhalado. La edad promedio para inhalar por primera vez fue 12,8 años.
En el 10 % de los chicos más susceptibles, las ganas de fumar se registraron dos días después de la primera inhalación y en 25% de ellos antes del primer mes.

Por otra parte casi el 50% de los chicos tenía criterio de dependencia a la nicotina fumando solamente siete cigarrillos al mes. El tiempo entre el primer cigarrillo y el desarrollo de dependencia a la nicotina (definida por el manual de diagnóstico de enfermedades ICD-10) es muy variable yendo de trece días a tres años después de haber fumado el primer cigarrillo.

Esto explica porqué algunos jóvenes que fumaron unos 20 cigarrillos en toda su vida ya dicen tener dificultad para dejar de fumar.
Otro dato interesante es que el análisis de la saliva demostró que para tener criterios de dependencia a la nicotina no es necesario tener elevados niveles de nicotina en sangre. La mitad de los niños que prueba un cigarrillo se convertirá en adicto a la nicotina. Por esto es tan importante hacer hincapié en que los jóvenes no empiecen a fumar.


  (El Diario)
   Claves del Día
Centros de salud avanzan en la implementación del proyecto Proteger como herramienta de gestión   Entre Ríos a la vanguardia en tratamientos oncológicos  

Escuchonos desde tu Celular

descarga la app desde google Play

Escuchonos desde tu Celular

Escucha la Radio desde tu BlackBerry

   

Escucha nuestra Radio por Internet desde Cualquier parte del Mundo...

Escuchanos Online
Escuchanos Online
Escuchonos desde tu Celular

Mira toda la información en video

 MÁS LEIDAS....
1Centros de salud avanzan en la implementación del proyecto Proteger como herramienta de gestión.

Google
Web Sitio [Busqueda Personalizada]
Archivo de Noticias Archivo de Noticias

  • Acceda a toda la información digitalizada

  • ir a Archivo [+]




    Contacto  |  RSS Noticias en su Sitio  |   Link
    Radio La Voz - Rompiendo Cadenas
    901 MHZ. Radio La Voz - Paraná - Entre Ríos [ Argentina ] - Email: radiolavoz901@gmail.com
    © Copyright Internacional 2017 Todos los derechos Reservados.
    Seguinos en: Facebook  tWitter
    Diseño Web para Portales de Información Web Gestor de Contenidos y Diseño WEB Grandi y Asociados
    (CMS de Noticias)